Llamada del mas allá

Cuenta la leyenda que esto sucedió a los 12 años de edad, y todavía siente miedo, angustia y muchos escalofríos al recordarlo. Se estaban cumpliendo tres meses del fallecimiento de su abuela y todavía estaban en plena etapa de superar lo que había ocurrido. En la actualidad ella tiene 32 años de edad y es oriunda de Mexico,D.F y como se ha mencionado anteriormente cuando sufrieron la perdida de la abuela materna ella tan solo tenia 12 años de edad.

Una tarde se encontraba su familia y ella reunida en el comedor del hogar, cuando de pronto sonó el teléfono y ella rápidamente corrió a contestar la llamada. Al levantar el tuvo del teléfono siente que le preguntan si ella era Carmen, a lo que le contesto que si y al preguntar quien estaba del otro lado se llevo la gran sorpresa que le contestaran…”soy yo, tu abuela”… La situación para Carmen fue shockeante a lo que le responde rápidamente “¿que abuela?”, y enseguida siente que le dicen “tranquila Carmen, no te asustes pero soy tu abuela”. Tras volver a escuchar esa voz y esa afirmación Carmen cuelga el teléfono y decidió salir corriendo entre llantos y gritos. Su madre y sus hermanos salen corriendo a buscarlas y tras preguntarle que había pasado y tras lo que Carmen cuenta, el pedido de su madre es que si volvían a llamar no le colgara sino que le pasara con ella.

Días más tarde Carmen se había olvidado del extraño episodio que había tenido que vivir y se sentía más tranquila. Pero lamentablemente la calma de Carmen no duro mucho tiempo ya que el teléfono volvió a sonar y se volvió a repetir la misma historia, pero esta ves pidió hablar con su mama así que Carmen de la manera que pudo salio corriendo en busca de ella. Tras varios minutos de charla, la mama le cuenta a Carmen que esta señora se había confundido de teléfono y que daba la casualidad que tenia el mismo nombre que su abuela.

Pasaron días, meses, años y jamás se volvió a repetir un llamado similar, pero Carmen se quedo con la duda de si ese llamado fue solo una coincidencia o si fue algo más ya que la voz de la señora era muy similar a la de su abuelita.

 

via